¡Lo más vendido!

Información

QUE HACER PARA QUE NO SE PEGUEN LAS SARTENES.

Creado por
QUE HACER PARA QUE NO SE PEGUEN LAS SARTENES.

Qué hacer para que no se peguen las sartenes. 8 trucos para conseguirlo.

El mejor truco para que no se peguen las sartenes es gastar un poquito más a la hora de comprar y optar por una sartén con un buen antiadherente. Las sartenes que no se pegan son las que llevan un antiadherente de buena calidad y lamentablemente esto siempre es más caro. Puestos a pedir, nos haría enormemente felices que la sartén que utilizas sea Fundix by Castey , pero estos consejos también te servirán si no lo es. Eso sí, ten en cuenta que no te servirán de mucho para los antiadherentes de mala calidad, ya que por mucho que los cuides se degradan y estropean muy rápido.

Vamos a dar por supuesto que ya sabes bien cuál es el mejor antiadherente para ti y cuáles son las principales verdades y mentiras sobre los componentes de este tipo de recubrimiento.

 8 trucos infalibles para que no se peguen las sartenes

 1. Limpia tu sartén con un poquito de agua y jabón antes de estrenarla

 Esto no servirá para que tu sartén sea más antiadherente ni para que te dure más tiempo, pero eliminará polvo e impurezas. Esto siempre es de agradecer cuando compramos algo nuevo, sobre todo si vamos a cocinar en ello 

2. Que puedas cocinar con el fuego a tope no significa que debas hacerlo. Cocina a temperaturas medias o bajas.

 Poner el fuego a máxima potencia para calentar tus utensilios de cocina y cocinar tus platos no es una buena idea. Aunque esperar a que la sartén eche humo antes de cocinar cualquier cosa en ella parezca de entrada lo más práctico, te aseguramos que lo único que conseguirás es cargarte el antiadherente y quemar la comida. Te damos dos alternativas:

 – Para que no se peguen las sartenes acostúmbrate a cocinar a temperaturas medias o bajas. Así además preservarás mucho mejor los nutrientes de lo que te comes y todo sabrá incluso mejor.
 
– En caso que, inevitablemente y por lo que sea, debas cocinar algo a fuego fuerte, calienta primero la sartén a fuego bajo unos segundos. Súbelo cuando la sartén ya esté templada, así al menos le ahorrarás un poco de sufrimiento al antiadherente y contribuirás a alargar su vida útil.

 3. No pongas una sartén antiadherente en el fuego sin nada encima

 Como mínimo ponle unas gotitas de aceite antes de calentarla. Si calientas una pieza vacía, el antiadherente puede sobrecalentarse y eso no es nada bueno si quieres que no se peguen las sartenes. De hecho, uno de los principales enemigos de las                  sartenes antiadherentes que no se pegan es el sobrecalentamiento. El exceso de temperatura las daña y hace que con el tiempo acaben pegándose.

 4. Trata tu antiadherente como si fuera tu piel

 Las sartenes que no se pegan son ahora menos delicadas de lo que solían ser y pueden llegar a aguantar que las trates con aspereza y poco mimo. De hecho incluso soportan que a veces las laves con el estropajo o que uses utensilios metálicos al cocinar aunque sepas que no debes. Pero no lo hagas. Y por supuesto no uses la sartén como si fuera un plato y comas directamente en ella. Por muy reforzado que sea el antiadherente, no resistirá los cortes de un cuchillo o los pinchazos de un tenedor eternamente.

 5. Una sartén no es un tupper

 No guardes la comida en el mismo sitio en que la has cocinado por muy práctica y tentadora que te parezca la idea. No es que el frío de la nevera o la comida en sí misma vayan a hacer que tu sartén se pegue antes, pero es mejor limpiar las sartenes lo antes posible para evitar que el antiadherente se manche.

 6. Deja que se tus utensilios de cocina se enfríen antes de ponerlos bajo el grifo o en remojo

 No es por el agua, sino por la temperatura, no es bueno calentarlo de golpe y tampoco es bueno enfriarlo de golpe.

 7. Puedes lavar las sartenes en el lavavajillas, pero en realidad no es necesario

Si quieres puedes ponerlas en el lavavajillas sin peligro, pero ocuparás mucho espacio y, si no vas con cuidado, un cuchillo mal colocado podría rallarlas. Por eso la mejor manera de limpiarlas es simplemente con agua caliente y un poco de jabón. Verás que los restos de comida se van enseguida y que no quedan restos incrustados.

 8. Nuestra fórmula secreta para la grasa más incrustada

 Si llenas la sarten de agua y la mezclas con un poco de vinagre y la pones a hervir 5 minutos, cuando ya esté fría y la friegues con un poco de lavavajillas y con una esponja, eliminaras de inmediato todos los restos de grasa incrustada en ella.

Aunque los buenos antiadherentes son ahora muy resistentes, con el tiempo tu sartén antiadherente lo notará.